miércoles, 22 de febrero de 2017

COMENTANDO EL NIÑO EN LA CIMA DE LA MONTAÑA

El niño en la cima de la montaña
Cuando leí "El niño con el pijama de rayas", me quedé con una sensación muy extraña. El personaje principal me molestó. Creo que los niños tienen inocencia, pero también creo que no son tontos, y la sensación que me dejó el chico de este libro fue esa...que no era inocente, sino tonto. Claro que el final fue impactante. Nunca pensé en ese desenlace.

Ahora, leer "El niño en la cima de la montaña", me generó otras sensaciones. Pierrot, el chico protagonista, es más creíble. Es inocente pero no tonto. Está consciente de la tragedia que vive cuando a los siete años se queda huérfano y es alejado de su hogar, de su mejor amigo judío y de su perro. A esa edad, en el orfanato donde debe vivir por no tener más familiares en Francia que pudieran encargarse de su cuidado; comprende lo que significa que otros intenten ejercer el control a través de burlas y bromas pesadas. Cuando es enviado a vivir en la casa de la cima de la montaña junto a su tía, la ama de llaves del hombre más poderoso de Alemania para la época, sufre una transformación: deja su inocencia, su debilidad y desesperadamente intenta conseguir respeto a través del poder y el control que le enseña el dueño de la casa.
Pierrot se pierde en esas ganas de ser poderoso, dejando atrás su pasado para convertirse en Pieter, un chico que crece bajo la sombra de Hitler, imitando su comportamiento autoritario, creyendo ser fiel a los ideales nazis y haciendo todo lo necesario para ganar la confianza del Führer. Al final de la guerra, cuando Pieter de 16 años, recorre su pasado desde su hogar en Francia hasta los 9 años que vivió en la cima de la montaña, se encuentra vacío y arrepentido por los actos criminales de ese líder que quiso imitar y por su propia conducta que llevó a la muerte a personas que lo amaban.

En teoría, el libro debería leerse rápido por su redacción sencilla y por ser una novela corta, pero debo confesar que me costó entrar en la historia. La primera parte del libro se hace algo tediosa, creo que por su estilo y tono tan lineal, sin sobresaltos. La segunda y tercera parte levantan un poco los ánimos a seguir leyendo.

Si puedo decir que es un buen libro. Su historia no deja de ser interesante. Hay que reconocer que es diferente a otras historias del Holocausto.

Pero como siempre es mejor invitarlos a leer y saquen uds. sus propias conclusiones.







View all my reviews