lunes, 9 de mayo de 2016

COMENTANDO - LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES



Es el primer libro de la trilogía Millenium. Comienza con un juicio contra el periodista Mikael Blomkvist, por difamación, tras publicar un artículo en el cual involucra a un importante empresario sueco con mafias dedicadas a la compra de armas y otros fraudes financieros. Tras este juicio el autor nos explica sobre la existencia de la revista Millenium donde Mikael Blomkvist no solo trabaja sino que es cofundador y socio. También nos va mostrando la intricada historia del mundo financiero sueco y su relación con el periodismo crítico. En esta batalla legal el periodista es condenado y mientras espera la orden para cumplir tres meses de prisión decide alejarse de la revista, del escándalo y dedicarse a digerir el trago amargo del juicio.
Paralelamente, Henrik Vanger, conocido empresario jubilado, recibe como todos los años y de forma anónima, un regalo de cumpleaños. Una flor seca enmarcada. En su despacho cuelgan 43 flores, de las cuales siete se las obsequió su querida sobrina Harriet Vanger. Las 36 restantes se han recibido después de que Harriet  desapareciera misteriosamente el día en que se celebraba un encuentro familiar. Henrik Vanger no sabe que le sucedió a su sobrina. A pesar de las investigaciones realizadas por la policía y la investigación personal que él mismo ha llevado por años, desconoce si Harriet fue secuestrada, asesinada o si sigue con vida. Obsesionado por conocer la verdad, decide contratar a Mikael Blomkvist para que reinicie la investigación. Le ofrece una gran cantidad de dinero, el permiso para publicar un libro sobre su particular familia e información confidencial sobre el empresario que lo llevó a juicio a cambio de que logre descifrar el misterio de Harriet Vanger.  Mikael acepta el trabajo con un poco de reticencia. No es policía. No se cree capaz de dar con la verdad que busca Henrik, pero la posibilidad de poder contraatacar a quienes lo perjudicaron es suficiente motivación para intentarlo.
Por otra parte, el autor nos pone en escena a Lisbeth Salander. Una joven de 21 años, llenas de tatuajes y piercings, inadaptada socialmente, con una asombrosa capacidad para investigar y muy hábil para el manejo de computadoras. En algún punto específico de la historia Mikael solicitará la ayuda de Salander para poder terminar la investigación sobre la desaparición de Harriet Vanger.

Este es el argumento central de libro. Descubrir qué pasó con Harriet Vanger. De aquí en adelante, con una narración concisa, sencilla, el autor permitirá que el lector conozca a los diversos personajes que conforman la familia Vanger.  Se develarán secretos, se relataran intrigas y conspiraciones para evitar que se sepa la verdad. El lector, al mismo tiempo que Mikael y Lisbeth, se enterará, en dosis muy bien administradas, de las pesquisas y los datos que aporten información para entender la desaparición de Harriet.

Bajo esta trama central se desarrollan otras narraciones relacionadas con la intimidad de los protagonistas. Sin mucho complejo el lector asistirá a los deslices amatorios de Mikael.

Larsson a su manera, hará de esta novela un excelente escenario para desmenuzar en crónicas el mundo financiero sueco, las inventivas del periodismo crítico para publicar casos donde se compromete al poder – en este caso el económico - y presentará como quien no quiere la cosa una denuncia sobre el maltrato y abuso sexual de la mujer.

Pero nuestra atención siempre estuvo en el personaje de Lisbeth. En esta primera entrega se sabe poco de ella. El escritor muestra lo suficiente para comprender su comportamiento dentro de la novela. Pero más allá del contexto donde la ubica y el aporte que ella ofrece a la historia, quedan preguntas sobre su pasado sin responder. El final pareciera no dar pie a una continuación. Es un libro finito. Si no se desea leer los siguientes libros el lector no pierde nada. Pero si el lector ha logrado entender la complejidad de este personaje querrá conseguir más explicaciones en las otras dos publicaciones.

Es una novela negra, detectivesca, bien logra, entretenida e interesante. La recomiendo.