domingo, 17 de abril de 2016

COMENTANDO PATRIA O MUERTE

Autor: BARRERA TYSZKA, ALBERTO

Editorial: TUSQUETS

Año de edición:
2015

Género: Narrativa
Comentar un libro como Patria o Muerte, cuando se vive y sobrevive en Venezuela no es fácil. Aún cuando lo leí hace unos dos meses atrás, hoy siento la necesidad de contar mis impresiones.
En Patria o Muerte, Alberto Barrera Tyszka, describe utilizando diferentes personajes, los últimos meses de la enfermedad y posterior muerte de Hugo Chavez. En esta diversidad de voces se cuenta las reacciones del pueblo ante tal noticia.
El personaje de Miguel Sanabria, un médico jubilado, encarna ese hombre de clase media que intenta ser objetivo, que entiende las responsabilidades del gobierno en el caos que poco a poco va envenenando al país, pero también reconoce las razones que llevaron a la mayoría de los pobres a identificarse con Hugo Chávez y su forma de gobernar. Sanabria intenta mantener un equilibrio entre el radicalismo antichavista de su esposa y el radicalismo bolivariano de su hermano. Pero Sanabria también se encontrará en una disyuntiva que lo puede comprometer con las autoridades gubernamentales, cuando su sobrino Vladimir, regresa de La Habana, con un celular que contiene una grabación secreta de Hugo Chávez en un momento crítico de su enfermedad. 
Paralelamente a esta historia, el autor nos describe la vida de María, una niña de nueve años, a quien su madre le prohibe ir al colegio como consecuencia de los altos niveles de inseguridad y violencia que invaden las calles caraqueñas. Pero María consigue tener un contacto con ese mundo exterior del cual su madre le ha enseñado a temer. A través de internet conoce a Rodrigo, un amigo de su misma edad y con otros problemas que se derivan de la política del país. 
Freddy Lacuna es otro personaje que asume otra visión de una Venezuela caótica. Periodista desemplado, con esposa e hijo que mantener, intenta evitar ser desalojado del apartamento donde vive y el cual reclama su dueña, Andreína, que ha regresado de Miami para quedarse en su país. Desesperado ante esta situación porque no tiene cómo proporcionar otro techo a su familia intenta investigar sobre la enfermedad del presidente Chávez y hacer un libro sobre ello. 
En escena también entra Madeleine una estudiante norteamericana que se siente atraída por  Hugo Chávez y viene a Venezuela para terminar un ensayo sobre el carisma. 
Cada uno de estos personajes representa un aspecto del país que durante 15 años fue armando el presidente Chávez. La polarización política, de ambos lados - chavistas y antichavistas - donde si no estas conmigo eres mi enemigo. La violencia que más temprano que tarde le cambió la vida a una niña como María. Una situación económica y una investigación periodística que llevó a Freddy a realizar acciones poco éticas y morales para mantener a su familia. Andreína, para recuperar lo que es suyo, recurre a medidas ilegales, sucumbe a las artimañas de los bajos fondos, al contrato de un servicio que se impuso con las invasiones y expropiaciones decretadas sin discreción por el gobierno. Los mecanismos intrincados de Hugo Chávez para mostrarse carismático ante un pueblo que cada vez entiende menos sobre la enfermedad de su presidente, ese que logró devolverles la dignidad y darles una identidad que no tenían en otros gobiernos, se revelan ante los ojos de Madeleine. Todo esto se va entrelazando, se va contando acompañado de una crónica poco organizada pero precisa de las contradictorias declaraciones de altos funcionarios de gobierno sobre la salud de Hugo Chávez; que más que tranquilizar generaban más angustia. 
Al final la muerte del presidente, se convierte en un hecho que sume a la nación en un duelo obligado, muy sentido para la mitad del país y un alivio para la otra mitad. 
Sin inclinaciones, sin opiniones personales, con cierta ficción que en Venzuela fácil puede ser verdad, con una redacción fresca y limpia, Barrera Tyszka, narra una etapa de la revolución bolivariana que murió con Chávez y deja sobre el tapete la imagen de un barco a la deriva: Venezuela.
Hoy día, en mi país, vivimos una situación mucho peor que la descrita en Patria o Muerte, pero leyendo este libro se puede comprender parte de las razones que nos han llevado a ser el país más corrupto y más violento del mundo. 
Demás está decir que este escritor de gran trayectoria tiene bien merecido el Premio Tusquest de Novela 2015. Y esta venezolana de a pie agradece que todavía exista en nuestro país hombres con talento que reivindiquen el nombre de nuestro país y denuncien ante el mundo lo que, desde hace 17 años, sucede en Venezuela.

Escrito por: Leney Tovar