viernes, 3 de marzo de 2017

El hombre que salva libros de la basura para los niños



José Alberto Gutiérrez ha reunido más de 20.000 libros.
Cientos de niños pobres en Colombia disfrutan de la lectura.

Aunque a muchos les parezca un sacrilegio, lo cierto es que miles de libros acaban todos los años en la basura, sin más futuro que la quema o el reciclaje. Sin embargo, hay gente como José Alberto Gutiérrez que no está de acuerdo en que esto suceda. Y él lo sabe bien, ya que en su trabajo diario como basurero se hartó de ver en las bolsas auténticas joyas de la literatura. Un día decidió ir guardando esos libros que encontraba. 20 años más tarde, ha logrado reunir una auténtica biblioteca.

Hay de todo, claro; desde libros de texto a clásicos rusos, de manuales de química a libros infantiles. Según él, los libros son todo un lujo para los niños con pocos recursos, muchos de ellos son sus propios vecinos en el barrio popular donde reside. En Bogotá, una ciudad de 8,5 millones de habitantes sólo hay 19 bibliotecas públicas, y muy pocas de ellas están cerca de zonas conflictivas.

Así pues, la biblioteca de Gutiérrez, a quien le ha puesto el sobrenombre de "El Señor de los Libros", se ha vuelto toda una institución para los desfavorecidos. De hecho, hoy en día recibe donaciones de libros que va enviando a otras bibliotecas a lo largo del país ya que no tiene tanto sitio en su casa como para albergarlos a todos.

Cada fin de semana lleva libros a los niños, además de ofrecer parte de su casa como biblioteca comunitaria, bajo el nombre de La fuerza de las palabras. Con esta iniciativa, Guitérrez pretende dar una oportunidad a los más pequeños para aprender, para leer, igual que su madre, cuando él no era más que un niño, lo aficionó a los libros leyéndole cada noche antes de ir a dormir.

Aquí os dejamos un vídeo sobre Guitérrez y su labor actual.

¿Qué os parece? Sin duda, es un trabajo digno de elogio. ¿Deberíamos buscar activamente libros en la basura y separarlos del resto? Se podría poner un contenedor para los libros que no queremos en casa y que luego lo repartieran por las bibliotecas. Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: Huffington Post

Publicado por: Lecturalia.